Este fue el mensaje que me dejó Pietro, en un bellisimo regalo al abandonar Mestre, y es lo que me repito en estos días de emociones fuertes.

Me tomó todo este tiempo descubrir que la semilla es de Anís estrellado.

Los 150 km que separan Mestre de Trieste, se me dieron muy naturalmente, al llegar me recibió un paisano que no tardó mucho en convencerme de quedarme un día más. esta fue la mejor decisión no sólo porque es una ciudad bella, si no porque el paso por Eslovenia hacia Croacia fue duro.

Justo el día en que cumplía un mes desde el km 0, atravesé dos fronteras y unas subidas terribles. Mi recompensa ese día, aparte de un paisaje alucinante, fue un brindis mágico con Silvo, de quien sólo esperaba recibir agua. El brillo en los ojos y la sonrisa, hicieron innecesarias las palabras, pues Silvo entendió que ese era un día especial para mi, y no dudó en invitarme un brindis con grapa, mientras se golpeaba el pecho y apretaba los puños, seguido a eso me convidó vino de su propia cosecha. Se me llenaron los ojos de lagrimas al notar que hacia varios minutos que estabamos todos riendo y celebrando por mí, sin siquiera conocernos ni entender los mismos idiomas. No se si la razón de las lagrimas es la enorme gratitud que sentía, que me recordara a la simpatía de mi abuelo, o hacerme consciente de que hay personas que son tan inmensamente buenas y trasparentes, que pueden entender todo y atravesarte con solo mirarte a los ojos.

Volviendo a el tema central, debo decir que Croacia es tan bella como dura. La combinación entre subidas, Bora y Hugo la hacen difícil de rodar, pero eso se ve compensado con la belleza de sus paisajes y la facilidad para encontrar sitios hermosos frente al mar para armar la carpa, en total tranquilidad y seguridad.

La suma de viento y mala energía, tras recibir una mala noticia, dan paso a los desperfectos técnicos! en un mismo día, rompí un rayo, el descarrilador y una alforja! Pues bien, con calma, optimismo, cara de buena y el dedo para arriba me dispuse a hacer dedo, con mucho éxito. Ya en Split con la compañía de Javier, pude resolver todos los problemas, por el precio de 60 kunas y escuchar los comentarios negativos respecto a mi bici por parte del bicicletero, por suerte aprendí a diferenciar mis limitaciones de las de otros… Hablando de la gente no puedo olvidar mencionar lo solidarios que han sido los croatas conmigo, a pesar de no estar acostumbrados a los ciclistas en las rutas, por lo cual les cuesta un poco respetarnos.

Acabo de recordar que en Estambul, debo tramitar la visa para Iran, comenzar el tramite online fué mas simple de lo que pensé, ya les contaré los detalles cuando me tope cara a cara con la embajada.

Hoy escribo desde la bella Dubrovnik, donde me encuentro desde hace tres días, con el corazón partido por la perdida de la mujer poseedora de un matriarcado casi perfecto, pues “mami”, mi abuela tenia tanta fuerza y poder sobre sus amores, que estoy segura de que la próxima pedaleada la dará ella por mi.

Share
Categorías: El viajeSin categoría

9 Comentarios

Amado Ferreyra · 29 abril, 2019 en 9:53 am

Que bueno Ivana!
Esa ciudad es muy bella (Dubrovnik)
Me alegro mucho saber que vas muy bien.
Acompaño tus sentimientos por la abu.
Espero que sigas disfrutando de esa locura que emprendiste. Un fuerte abrazo.

    Ivana · 29 abril, 2019 en 4:17 pm

    Gracias doc! Por acompañarme y haber acompañado a mi mamá en este proceso. Lo quiero mucho!

Liliana · 29 abril, 2019 en 1:49 pm

Un diario de viaje que da placer leer y seguir!!! Con fuerza de todos los Argentinos para continuar la expedición en 🚲 !! suerteee

    Ivana · 29 abril, 2019 en 4:17 pm

    Gracias por seguirme y alentarme!!!

Noelia · 29 abril, 2019 en 5:32 pm

Vamos Iva!!!! Que hermosas fotos, que hermosas vivencias, vas a volver millonaria de momentos, experiencias e historias por contar!!!!

    Ivana · 30 abril, 2019 en 9:29 am

    Gracias Noe!! Ya me siento una rica sin dinero jaja

Erica · 3 mayo, 2019 en 10:35 pm

Fuerzas Iva! Te seguimos desde Rosario!!! Fuerza pibita!!!!

    Ivana · 8 mayo, 2019 en 1:09 pm

    Gracias por el aguante!!!!

Yamila · 19 mayo, 2019 en 10:50 pm

Te acompañamos ivaaa…
Te seguimos desde el pueblo 😀💪💪…
Muchas fuerzas!!!
Un abrazo enorme!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *