Hace un tiempo empecé a sentir que mi deuda con la vida es cada vez más grande, y a preguntarme que estoy haciendo para achicarla, entendí que debía comprometerme con esta meta de devolver un poco de lo que la vida me regala día a día, en forma de experiencias maravillosas, y personas que dan a cambio de solo una sonrisa. Hoy se me presenta la oportunidad de sembrar la semilla de que un sueño puede ser real, de mostrar paisajes, costumbres, comidas y formas de vida, desde mis sentidos y con todos los sentimientos a flor de piel…

A continuación mi amiga Laurita hace una alucinante presentación!

Exploradores por el mundo”como espacio lúdico- pedagógico tiene su historia, no sólo como grupo humano sino como experiencia de aprendizajes a través de las vivencias. En estas relaciones se establecen caminos que nos invitan a entrecruzarnos, a buscar y aprovechar cada instancia para conocer nuevos mundos.

Como educadora y amiga de Ivana, quien me invitó de manera mágica, frente a un fogón, mates y globo terraqueo a imaginar la ruta trazada, entendí a poco de iniciar  su viaje como una oportunidad que podía ser compartida, que no se agotaba en una experiencia personal sino que nos hacia partícipes, que significaba pensar nuestras propias fronteras, nuestros territorios y sentirnos parte de un mundo más grande como hombres y mujeres de la tierra…como ciudadanos del mundo.

En este globo marqué por primera vez mi ruta.

En esta idea comenzamos a jugar y ahora, ya como equipo de trabajo, junto a otra educadora: “la Meli” en el marco de una planificación institucional. 

A “exploradores” lo conforman un grupo de niñas y niños, entre 12 y 14 años, quienes años anteriores eran parte de un proyecto socio educativo llamado: “Exploradores de la ciudad”, implementado en un Centro de Convivencia Barrial de la Municipalidad de Rosario, que responde a la Dirección de Desarrollo Social. Dado nuestro contexto se configuran propuestas educativas, no formales, de promoción y prevención según lo establece la Ley de Infancias. Desde ese lugar reflexionamos cómo pensábamos el concepto de “territorio”, de qué nos ofrece y qué conocíamos del lugar en donde vivíamos, dándonos cuenta de lo poco que se transita la ciudad, los niños y las niñas no recorren sus calles, no acceden a sus patrimonios históricos ni sus bellos parques, simplemente pocos salen de sus barrios, en algunos casos eso se traduce en un par de cuadras. Así es como “exploradores” con el poder de la tarjeta de colectivo de línea recorrimos la ciudad, que por cierto se nos presentó hermosa y misteriosa. Pusimos a rodar ésto que se menciona en la letra de la ley: “Derecho a los bienes culturales y a los espacios públicos”.

La vivencia de cada lugar fue la consigna, indagar hasta el cansancio, observar y crear, el requisito y lo lúdico, nuestro lenguaje. 

Este año, ante la propuesta de abrir el juego, de correrse de los límites de la ciudad, los niños y las niñas no dudaron el nombre del proyecto: “Exploradores por el mundo”.

Así iniciamos el diálogo con Ivana, nuestra guía, quien nos lleva en sus alforjas, asomados tímidos a geografías, expresiones culturales, comidas u olores, antes no pensados.

Nuestras herramientas son los mapas, fotos, videos, internet…y qué rápido avanza nuestra amiga en bicicleta!!!.

¿No se cansa de andar en bici?, ¿dónde va al baño?, ¿cómo lava su ropa?, ¿cómo cruzo el océano en bici?, sólo algunas preguntas que se van desprendiendo para poder mas tarde pensar en “los sueños”, de éstos que tenemos a la noche pero también de esos que nos acompañan de día, como horizonte a llegar, “como meta”, según explica Nico, miembro de “exploradores”.

Ahora sí, entendemos que este diálogo que esperamos, que va y viene, que desprende sonrisas y asombros puede ser compartido, deseamos que nuestros aprendizajes viajen infinitamente a los rincones que acepten recibirlos.

Abrimos el telón, pasen y vean y en palabras de los “exploradores”: Bienvenidos, esta aventura recién comienza!!!

Share