Días después de la última entrada me encontré a Philip, un alemán (bien alemán), viajando en dirección a India. Decidimos ir juntos hasta Salónica, donde me encontraría con la peque!!

Viajar con alguien tan ordenado, eficiente y estructurado me hizo tomar consciencia de que soy más aventurera que expedicionaria, que todo siempre tiende al desorden (mis notas, mis alforjas, mis planes, mí comunicación…), pero me gusta que sea así, también me di cuenta de que esa tendencia me permite interactuar más con la gente.

Si de encuentros hablamos, EL ENCUENTRO con la peque fue más que fuerte, con ella y con todo el amor que trajo en forma de regalos, cartas, saludos, besos y abrazos. No voy a hablar más al respecto, pues pienso dedicar una entrada sólo a nuestra experiencia juntas, ya que ella es la única que me conoce desde antes de este plan, y que me vio vivirlo.

Por otro lado Grecia es hermosa!!! Bastante llana, lo cual la hace fácil, me encontré con los ortodoxos, muchas capillitas en la carretera, velas e iglesias y sobre todo flores! Siento ausencia de mujeres, los cafés llenos de hombres, muy pocas conductoras, y mucha sorpresa cuando se entraban que llegaba desde Barcelona sola y en bici. Me llegan algunas historias sobre Turquía, su inseguridad y su machismo…

Los sentimientos, pensamientos y expresiones que viví al cruzar la frontera Grecia-turquia, son muy difícil de explicar. La tristeza de que la peque se fuera y hacerme consciente de que había llegado a Turquía, sola, en bicicleta, con poca preparación, bajo presupuesto, su sumaban y me pasaban por encima. Un par de vídeo llamadas para compartir alegría me hicieron volver a los pedales, para darme cuenta de que las iglesias pasaron a ser Mezquitas, que es ramadán, de que los hombres me miran mucho, el territorio es más extenso, vuelven las montañas y la cantidad de autos es increíble!!

Estaba todo planeado (según indicaciones de mí copiloto), salir a las 5 am, para evitar el tránsito y las miradas, no parar hasta entrar en la ciudad para que nadie me hablara, y lograr atravesar en paz los 40 km dentro de la ciudad (si son 40 km de ciudad hasta el centro), pero a veces no todo sale como planeamos… Tormenta eléctrica a las 5 am, viento en contra, dos pinchazos seguidos, tráfico muy estresante, subida a metro en horario pico y muuuchas miradas… Peeero llegué a Estambul, en bicicleta, sola y con el bolsillo lleno de miedo! En ese momento recordé que hace bastante tiempo, antes de que decida hacer este viaje, Iva (mí papá) me dijo ” vos sos capas de llegar en bicicleta, donde muchos no pueden llegar ni en un 0km”.

En Estambul me esperaba Philip, con su madre y César, un amigo brasileño, con el cual va a viajar por un mes. Me llenó de alegría y paz encontrarlo. Si bien es alemán, aprendió a abrazar y ese abrazo reparó el cansancio.

Estambul es hermosa, muchos aromas, sonidos, mezquitas, calor y turistas!

Hace un par de semanas, cuando me contó el plan de viajar un mes con un amigo, yo le dije “estás seguro? Yo no viajo un mes con otra persona ni loca!!!”. Pues hoy ellos postergaron su partida y están pagando un departamento, para ver si podemos viajar juntos… Nunca digas nunca, ni pierdas la fe en que te van a dar la visa para irán en un solo día!

En la próxima entrada les contaré que pasó!

Ahora mientras escribo me quedo pensando en las diferencias culturales, cual es el límite para respetarla, soledad, compañía, orgullo, prejuicio, vínculos, fe y religión.

Share
Categorías: Sin categoría

1 Comentario

CARLIITOS CONTINO · 31 mayo, 2019 en 12:41 am

CUMPLIENDO EL SUEÑO !!! Exitossss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *