Si yo gritara que necesito que alguien me busque, aquí a Kayseri, en el centro de Turquía, se que él movería cielo y tierra para buscarme. De igual manera que si le dijera que tengo ganas de tomar una cerveza!!

Porque él es lealtad pura, alegría, trabajo, superación y transparencia!

He oído hablar de sus defectos, pero nunca los vi. No sé si porque lo quiero tanto que no puedo ser objetiva, o si el me quiere tanto que me resguarda de ellos.

Lo cierto es que para mí es mí tío del alma, es quien está siempre cerca para celebrar, ponerte el hombro y darte la mano para sacarte del barro, para luego inventar alguna historia, en la que el representará a todos los personajes, y hacerte reír hasta olvidar porque te habías caído al barro.

Sus manos son capaces de arreglar un avión, construir una casa, y coser con el mayor de los cuidados el cinturón de su hija.

Es difícil describir lo que representa para mí, pero puedo decir que si tuviera que dejar al cuidado de alguien, lo más preciado que tengo en la vida, sin dudarlo se lo dejaría a el.

Última foto juntos.

Nunca le pregunté cuáles son sus sueños, y tampoco sé qué tan lejos está de alcanzarlos. Pero sé que se merece lo mejor!

Share